Embajada del Reino de los Países Bajos en Bogotá, Colombia

Fallecimiento en el extranjero

Cuando alguno de sus allegados fallece en el extranjero, son muchas las gestiones que deben realizarse. Los empleados de la embajada o el consulado de los Países Bajos o del Ministerio de Asuntos Exteriores pueden ayudarle. Si no hay ninguna misión diplomática de los Países Bajos en el país donde usted se encuentra, puede acudir a la embajada de otro país de la UE. Normalmente, los ministerios de Asuntos Exteriores publican en sus sitios web una relación de las distintas embajadas.

Su compañero de viaje fallece en el extranjero

Si su compañero de viaje fallece durante un viaje (de trabajo) póngase en contacto con la embajada o el consulado de los Países Bajos o llame al Ministerio de Asuntos Exteriores: +31 70 348 47 70. Si no hay ninguna misión diplomática de los Países Bajos en el país donde usted se encuentra, puede acudir a la embajada de otro país de la UE. O puede ponerse en contacto con la organización que ha gestionado su viaje o con la policía local.

Registrar el fallecimiento en las autoridades locales

Si su compañero de viaje fallece en el extranjero, debe usted registrar el fallecimiento en las autoridades locales (por ejemplo, el ayuntamiento). Dichas autoridades le proporcionarán una partida de defunción. También hay varias embajadas donde usted puede registrar el fallecimiento. Se trata de las embajadas en:

 

La partida de defunción extranjera también es válida en los Países Bajos si lleva las correspondientes legalizaciones (Inglés). Puede inscribir la partida de defunción extranjera en el Servicio de Asuntos Públicos ( Dienst Publiekszaken) del Departamento de Tareas Nacionales ( Landelijke Taken), Postbus 12620, 2500 DL La Haya.

 

En caso de fallecimiento en el extranjero, se necesita un salvoconducto para transportar el cadáver del fallecido a los Países Bajos. Si las autoridades locales no expiden un salvoconducto, la embajada o el consulado de los Países Bajos pueden mediar en el proceso.

 

En caso de fallecimiento fuera de los Países Bajos, a bordo de un buque holandés, el capitán del buque deberá redactar una partida de defunción temporal.  Después enviará una copia de dicho documento al registro civil del ayuntamiento de La Haya, que se encargará de expedir la partida de defunción definitiva.

Informar a los allegados en caso de fallecimiento

Cuando una embajada averigua que un holandés ha fallecido en el extranjero, informa al Ministerio de Asuntos Exteriores. Si los allegados del difunto todavía no han sido informados del fallecimiento, el ministerio pide a la policía que se lo comunique.

 

El Ministerio de Asuntos Exteriores hará todo lo posible para que los familiares sean los primeros en conocer la noticia del fallecimiento. Lamentablemente, no siempre puede evitarse que los medios de comunicación informen antes sobre el fallecimiento.

Los allegados deciden sobre los restos mortales

Los allegados deciden lo que debe suceder con los restos mortales. Pueden elegir entre dos posibilidades:

  • Trasladar el cuerpo de su familiar o amigo a los Países Bajos para su funeral.
  • Enterrar o incinerar a su familiar o amigo en el extranjero.

 

El Ministerio de Asuntos Exteriores transmite los deseos de los allegados a la embajada o el consulado. La embajada informa después si dichos deseos son viables. Por ejemplo, en algunos países está prohibida la incineración.

Entierro o incineración en el extranjero

Si los allegados optan por un entierro o incineración en el extranjero, la embajada o el consulado pueden facilitar una lista de funerarias locales, con una estimación de costes.

Traslado del cadáver a los Países Bajos

Si los allegados desean celebrar el funeral en los Países Bajos, es importante saber si el fallecido estaba o no asegurado.

Con seguro de viaje

Si el fallecido tenía un seguro de viaje, la embajada o el consulado contactan con la central de alarmas del seguro. La central de alarmas se encarga de que el cuerpo sea trasladado a los Países Bajos. El seguro de viaje cubre los costes. La central de alarmas trabaja conjuntamente con las embajadas o consulados holandeses.

Sin seguro de viaje

Si el fallecido no tenía seguro de viaje, los allegados deben pagar los costes del transporte a los Países Bajos. Para ello deben seguirse los siguientes pasos:

 

  • La funeraria local prepara el cadáver para su transporte.
  • La funeraria local emite una declaración en la que consta que han cumplido las normas legales para el transporte de restos mortales.
  • Partiendo de la declaración de la funeraria, las autoridades locales emiten un salvoconducto.
  • La funeraria local se pone en contacto con la compañía aérea y se encarga de llevar el cadáver al aeropuerto.
  • Los allegados en los Países Bajos contratan a una funeraria que recibe el cadáver en el aeropuerto.

 

Si la familia de un fallecido sin seguro de viaje no puede pagar los costes del transporte a los Países Bajos, el cadáver es incinerado o enterrado en el extranjero. La ceremonia se celebra de acuerdo con las costumbres locales. En ese caso, las autoridades locales pagan el funeral. El Ministerio de Asuntos Exteriores puede informar a la familia sobre la fecha del entierro o la incineración, la ubicación de la tumba o la urna y la dirección del cementerio.

Ayuda de la embajada

Los empleados de la embajada, el consulado y el Ministerio de Asuntos Exteriores intentan asistir en lo posible a los allegados. Mantienen contacto con los allegados hasta el momento en que el fallecido ha sido trasladado a los Países Bajos o ha sido enterrado o incinerado en el extranjero. En ocasiones, puede tardar bastante tiempo hasta que entregan el cuerpo de un fallecido. Las costumbres locales y el idioma pueden retrasar todavía más ese momento.

Accidente o delito

Si el fallecimiento ha sido consecuencia de un accidente o un delito, o si existen dudas sobre la causa de la muerte, la embajada o el consulado pueden pedir una copia del informe médico, la autopsia o el informe policial. Estos trámites pueden conllevar costes para los allegados.

 

La embajada o el consulado no pueden investigar un posible crimen, porque la embajada debe cumplir las normas locales y no tiene ninguna competencia investigadora.

Costes de incineración, entierro o transporte

La embajada, el consulado o el Ministerio de Asuntos Exteriores no pagan la incineración, el entierro o el transporte de los restos mortales a los Países Bajos. La embajada o el consulado sí que pueden ofrecer asistencia poniéndose por ejemplo en contacto con los allegados en los Países Bajos, para conseguir ayuda económica.